Ergonomics Chile

Consejos para construir un espacio de trabajo ergonómico en tu casa

Consejos para construir un espacio de trabajo ergonómico en tu casa

En diversos artículos publicados, hemos resaltado cómo construir un espacio de trabajo en casa que sea ergonómico y que tenga como finalidad tres puntos importantísimos: comodidad, productividad y evitar problemas de salud.

Para conseguir este objetivo te debes involucrar e identificar lo que debes solucionar ya que será el lugar donde trabajarás, pero también será el espacio donde podrás realizar otras actividades y se vinculará con tu hogar.

A continuación, te entregamos algunos consejos para construir un espacio de trabajo ergonómico en tu casa:

Lo primero que debes tomar en cuenta es la ubicación y el espacio. Este punto es uno de los más relevantes ya que definirá lo que necesitas para armar un espacio ergonómico que se amolde a tu actividad, a tu lugar y a tu entorno.

¿Vives en una casa o departamento? ¿Tienes una habitación disponible para usar de oficina? ¿Tendrás que usar parte de tu entorno común (living, comedor, cocina) para trabajar? Lo ideal es tener una habitación de uso exclusivo para trabajar y realizar tus labores, pero sabemos que no todos cuentan con una, es por esto que, si vas a usar un entorno común de tu hogar, tienes que pensar en la iluminación, el ruido, el uso que otras personas le den a ese espacio, etc. Recuerda que construir un espacio de trabajo ergonómico no solo es armar tu mobiliario, sino que también contar con las cualidades indicadas para que tu entorno sea armonioso, saludable y puedas maximizar la productividad.

Un segundo consejo a tomar en cuenta es el mobiliario que usarás. Considera, antes de decidir qué mobiliario es el indicado, estos cuatro puntos importantes que se manifestarán al momento de realizar la actividad: la posición de tu cabeza y cuello, la posición de tus manos y muñecas, la postura de tu espalda y tu comportamiento en el trabajo.

¿Por qué hablamos de estos cuatro puntos? Es simple, son los más olvidados al trabajar. Los primeros tres que respectan a tu cuerpo son los que más sufren cuando existen malas posturas o no tienes el mobiliario adecuado. Uno de los principales consejos para buscar el mobiliario ideal es pensar en cómo trabajas, si vas a estar sentado, de pie o vas a intercalar posiciones (Lo ideal es no trabajar en una sola postura, sino que ir cambiando cada una o dos horas movilizando músculos y articulaciones y de esta forma evitar lesiones).

Y, por otro lado, el comportamiento que tienes en el trabajo también es importante. ¿Eres de tener muchas reuniones, de usar muchos objetos para trabajar, trabajas con dos o más monitores? El mobiliario ideal será el que tú necesites. Si necesitas trabajar con varios monitores, un buen consejo es contar con brazos para monitor con la finalidad de que puedas mover, rotar, girar tus monitores de manera independiente y que esto no afecte tu visual. Si eres de tener muchas reuniones o de trabajar muchas horas sentado, un consejo es que uses un escritorio de altura ajustable, de esta forma podrás ir intercalando las posiciones al trabajar sentado o de pie, lo que hará que sientas menos agotamiento, mejores posturas y evites dolores corporales que se puedan transformar en lesiones o problemas de salud.

Como ves, si necesitas seguir trabajando en tu casa y aún no modificas tu espacio de trabajo, ten presente estos consejos antes de comprar un mobiliario cualquiera. Piensa en ti, en tu espacio, en tus movimientos y en cómo mejorar tu forma de trabajar para optimizar tus posturas, evitar lesiones y estar más cómodo.