Inicio / Noticias / ¿Por qué contar con una silla saludable en la oficina?
¿Por qué contar con una silla saludable en la oficina?

¿Por qué contar con una silla saludable en la oficina?

Según datos de la Cámara de Comercio de Santiago e Inmune, los trabajadores pierden cerca de 10,4 días al año a causa de licencias médicas. Por otro lado, las enfermedades laborales son la segunda causa de ausentismo laboral en el país. Entonces, ¿cómo mejorar estas cifras y datos que ocasionan una baja de productividad en las empresas? Una de las acciones, y de la que vamos a profundizar, es mejorar el mobiliario transformándolo en un espacio que sea ergonómico.

Respecto a esto, uno de los artículos más usados en la oficina son las sillas. En la mayoría de los trabajos existen, sobre todo para las personas que pasan la mayor cantidad de tiempo en su oficina sentadas, por lo que contar con una que sea acomode a tu cuerpo y que cumpla con todos los estándares es una necesidad laboral.

¿Se puede usar cualquier silla para trabajar? La respuesta es NO. Obviamente puedes sentarte en cualquier silla, pero no todas van a cumplir con la finalidad de que trabajes de manera cómoda, evitando dolores de espalda o cansancio excesivo después del término de la jornada laboral. Es por esto que, últimamente, se habla de silla saludable.

¿Qué es una silla saludable?

Una silla saludable es toda silla que tenga las características ergonómicas para hacer que tu cuerpo esté cómodo mientras trabajas. Con el paso del tiempo estas sillas han evolucionado para que evites dolores corporales innecesarios y trabajes de manera más productiva.

Una silla saludable, en la actualidad, tiene que romper el patrón de ser una silla rígida. Por el contrario, esta debe acomodarse a los movimientos naturales del cuerpo para evitar malas posturas que desencadenen lesiones o enfermedades. Las nuevas sillas ergonómicas cuentan con movimientos independientes de respaldo y asiento, lo que genera un contrabalanceo en tu cuerpo, equivalente al movimiento natural de tu columna y cadera.

¿Por qué contar con una silla saludable en la oficina? A continuación, te entregamos cuatro razones.

1- Evita dolores musculares por malas posturas: Las nuevas sillas ergonómicas hacen que evites posturas incorrectas al sentarte, lo que ayuda a impedir lesiones o enfermedades a tu espalda y cuello.

2- Se mueve contigo: Una silla saludable, en la actualidad, rompe con el esquema de rigidez de la silla. Promueve los movimientos naturales del cuerpo.

3- Poseen mallas respirables: Esta tecnología hace que se amortigüe la espalda al usarla y evite el sudor excesivo en épocas veraniegas.

4- Cuentan con movimiento en los reposabrazos: Como dijimos anteriormente, el movimiento es necesario en una silla. En este caso, los reposabrazos deben moverse en tres direcciones (Adelante y atrás, arriba y abajo y hacia los lados) con el fin de evitar lesiones por malas posturas y mejorar la comodidad de cada persona.

Como ves, una silla saludable en la oficina debe tener el movimiento como eje principal en su funcionamiento. Hay que recordar que pasamos, en promedio, entre 6 a 8 horas sentados mientras trabajamos, por lo que una silla saludable tiene que acomodarse a tu cuerpo y hacer que te muevas de manera natural mientras estás sentado.

0 comentarios

Dejar un comentario: